Menú
Portada
Historial de noticias
Novedades en PcLiga
Ranking PcLiga
Envíanos tu noticia
Quiero ser redactor
Cartas al director
Zona Redactores
PcLiga.com (el juego)
Foro PcLiga
Bienvenidos a la realidad
noticia leída 457 veces
desde 03/03/2003
BRASIL

La primera competición a nivel mundial, la Interliga, cuya primera jornada se celebró ayer, se mostró implacable ante la mitad de los equipos brasileños. Tantas esperanzas, tanta espera, tanto sufrimiento para alcanzarla, y justo cuando te instalas en ella se muestra reacia a ti, te niega. 90 minutos, 120, o una tanda de penaltis son suficientes para echar a perder un sueño.

Eso debió pensar el manager del Boca cuando su equipo, uno de los favoritos, cayó derrotado 0-1 ante el Homenomeno en la prórroga, con un jugador más y habiendo fallado todas las ocasiones habidas y por haber que tuvo a su favor.

Tampoco tienen excusas los jugadores del Starcats a los que les pudo la presión del campo del FC Barsa y se volvieron a casa con un claro 4-0 que no tiene contestación. "Jugamos mal, chutamos sólo tres veces a puerta y no tuvimos en ningún momento el control del balón. No teníamos ninguna posibilidad de ganar", comentó con tono agrio el manager del Starcats ante la pregunta de un periodista que hacía referencia a la expulsión de uno de sus jugadores nada más comenzar el segundo tiempo. "El rival era demasiado fuerte" añadió.

Peor se deben sentir los aficionados del Pandiruken, que se despidió de la Interliga con un 4-0 en la tanda de penaltis y con la desagradable sensación de tener un claro problema en la delantera, que no supo aprovechar ninguna de las numerosísimas ocasiones de las que gozaron.

La otra mitad de representantes brasileños, los menos favoritos, si pudieron salvar ayer el honor carioca: Cover F.C, Zamora F.C y Tonino se deshicieron de Bokerones, Cloud229 y Real Unión respectivamente y con bastante facilidad. Estas tres escuadras son la única esperanza que tiene la potente (o eso se pensaba hasta el día de hoy) liga Brasileña para que la copa de campeón de campeones llegue a la tierra de las caipiriñas.

Seis llegaron, todos ellos confiados.
Tres quedaron en el camino, apesadumbrados.
Una sola competición les queda, la de verdad.
Bájense en esta parada. Bienvenidos a la realidad.

Sallem