Menú
Portada
Historial de noticias
Novedades en PcLiga
Ranking PcLiga
Envíanos tu noticia
Quiero ser redactor
Cartas al director
Zona Redactores
PcLiga.com (el juego)
Foro PcLiga
El oro cae del lado belga
Final Copa Pakete
noticia leída 50 veces
desde 02/03/2020
INTERNACIONAL

Charrua Jrs. - Real OPC 0-0 (0-1 prórroga)
Hoy era el día 20 partidos después tocaba jugar por fin la ansiada gran final.
Llegaban a ella dos conjuntos que han venido de menos a más.
Si en la jornada 4 nos preguntan por los 4 semifinalistas, dudo que muchos usuarios habrían metido a estos dos conjuntos entre los 4 mejores. Dos equipos que no entraban en las quinielas y que a base de juego y fútbol se han merecido este hueco más que ningún otro equipo.
Esta es la gracia del fútbol, con trabajo y dedicación se pueden pulir esos defectos iniciales para convertirlos en virtudes del futuro.
El Charrua Jrs llegaba a la final habiendo ganado 9 partidos, empatando 7 y perdiendo 4 (los 4 en la fase de grupos, 3 de ellos en la jornada 7,8, y 9.)
El Real OPC por su parte llegaba con 11 victorias, por 5 empates y 4 derrotas también. (comenzó sacando 4 puntos sobre 12 en la fase de grupo)
Viendo que dejaron atrás su mal inicio, sabíamos que nos depararía un choque por todo lo alto.
Ambas aficiones decidieron esperar al bus de su equipo para alentarlos en los metros finales antes de entrar al estadio. Decir que hubo un grandísimo gesto deportivo por parte de ambas hinchadas, ya que ninguno entorpeció el recibimiento de su rival.
Llegó primero el bus más madrugador, el del OPC, y fue la hinchada belga la que gritaba al unísono para alentar a sus jugadores, mientras la afición charrua esperaba su turno.
12 minutos más tarde los papeles se revertieron y fueron éstos los que llenaban los aledaños con los colores amarillo y negro de su club.
Con este ambiente solo nos quedaba ver el espectáculo desde dentro.
El brann stadium (estadio de la final) preparó una ingesta cantidad de agua para saciar las gargantas de los 135.000 aficionados que se habían dado cita en el día de hoy.
Tras repartir todas las existencias de agua, fue llevado a cabo por las azafatas del club, ninguna con minifalda, pelo recogido, maquillaje el justo y con el eslogan ¿Los azafatos pa' cuando? para que ese reparto de agua no tuviese el foco de atención que la final necesitaba.

Comenzó el espectáculo por fin. El balón se puso a rodar con un claro dominador, el Charrua Jrs. El Real OPC parecía que se había quedado en los vestuarios, ya que sólo se veía a su rival ganando en cada palmo de terreno de juego, parecía que había perdido la concentración al ver a esas señoritas agradables a la vista con pantalones pegados, demasiados ceñidos como para no fijarse en ellos.
Tras casi 40 minutos pensando en demandar o no al club propietario del estadio, decidieron comenzar a jugar. Para algunos esa reacción llegó tarde, habían perdido 40 minutos donde su rival podía haber dado un gran mazazo a la eliminatoria, pero es que su rival no supo acertar en los metros finales porque no sabían si podrían gritar gol o gola.
Tras llegar al descanso y recibir las oportunas recomendaciones de sus entrenadores, salieron a jugar la segunda mitad.
Sin duda el mejor dando instrucciones fue el mister que hoy jugaba de visitante. Acertó en cada táctica que escribió en su pizarra. Los suyos salieron a por todas, conocedores que su rival tenía de novato lo que ellos de puritanos, más bien nada.
Las ocasiones comenzaron a llegar sin cesar. El Charrua Jrs. no sabía como frenar estos múltiples ataques rivales. El Real OPC seguía metiéndose en el área rival para meter el miedo a su rival. En una de éstas internadas llegó la zancadilla del LI izquierdo del equipo uruguayo, una entrada salvadora que evitaba que el rechace cayese en las botas de Zeger Cuyt que lo tenía todo para empujar la pelota dentro.
El delantero tomó el esférico como un rayo y se pidió lanzar el penalti, como Juan palomo, yo me lo guiso yo me lo como. Con el pitido del árbitro para validar el lanzamiento de penalti, el delantero belga tomo carrerilla y terminó comiéndose él solo el lanzamiento. No sabemos aún si el defensa rival le desajustó la bota con la falta, o es que el delantero rival vio a un enemigo en la grada y quería matarlo a base de un fuerte pelotazo, pero lo que si sabemos es que el penalti salió por casi 2 metros del lado izquierdo de la portería.
Tras semejante cagada, el Real OPC no dio nunca su brazo a torcer y siguió con el mismo estilo de juego, seguir incomodando a su rival.
Las ocasiones se sucedían pero todas ellas con el mismo resultado fatídico para sus intereses y desgracia de su afición, que seguían animando sin cesar.
Los minutos pasaban y el resultado inicial seguía campeando en el marcador.
Tras los 90 minutos ambos conjuntos tomaron una tregua. Era el momento de escuchar las palabras del entrenador de nuevo, para ver si alguna surgía el efecto deseado en sus jugadores.
Tras la reanudación del partido el Charrua Jrs. decidió cambiar de táctica debido al total control rival en la segunda mitad.
El efecto inicial no era el deseado, pero pronto comenzaron a encontrar el camino a la meta rival.
Los minutos pasaban y las ocasiones, en esta prórroga, eran igualadas. Llegando al filo del descanso el balón volvió a llegar a uno de los delanteros del club belga. Éste se encontraba con dos defensas pegados a él, logró girarse, engañar a uno de ellos y chutar a portería antes de que el segundo defensor reaccionase.
El gol era una realidad. 0-1 y que ponía a la parte belga del estadio en una intensa locura. Comenzaban a ver, por fin, el oro acercarse a sus vitrinas, conociendo aún que quedaban unos dificiles 15 minutos de juego.
En la 2ª parte de la prórroga el Charrua Jrs. intentó controlar el balón. Sabían como acercarse a puerta, pero el Real OPC cerraba esos huecos que habían dejado al inicio del choque.
Cada vez más cerca del ansiado oro para los intereses belgas, pero los minutos pasaban como si de horas se tratasen. El cronómetro no avanzaba, mientras que las líneas rivales si que lo hacían.
Tras los 120 minutos de juego el árbitro decidió poner punto y final a esta copa, marcando así el final de la final.
0-1 y el Real OPC rompía a locura. Se alzaban con el segundo campeonato paketero, un sueño que parecía lejano y que a día de hoy ya alzaban al cielo. La copa volvía a quedarse en Europa.

Desde la redacción sólo nos queda dar la enhorabuena a estos 31 equipos que han disputado el torneo de forma brillante. 16 fueron los afortunados de pasar el primer corte, pero son muchos más los que merecían seguir jugando este torneo. Para ello hemos abierto el plazo de la III edición paketera, para que todos vuelvan a soñar con lo que para el Real OPC y el VALENCIACF es ya una realidad.

D. Rivas